8 de agosto de 2005

Hiroshima

Una mañana de agosto de 1945, un avión estadounidense lanzó la primera bomba atómica contra la ciudad de Hiroshima. No hubo aviso ni tiempo para huir, y unas 120.000 personas murieron abrasadas, de ellas, unas 50.000 instantáneamente y el resto poco después debido a las grandes quemaduras. Gran parte de la ciudad quedó borrada del mapa y los campos arrasados en varios kilómetros a la redonda por la honda expansiva. Muchos de los supervivientes murieron poco a poco, días después, por su propia descomposición debida a los efectos de la radiación. Actualmente la radiactividad provocada continúa mutilando y matando en silencio a su población.

Por su aniversario, el otro día pusieron un reportaje en la primera con testimonios, tanto de los que participaron en el lanzamiento, como de los que llegaron a sobrevivir de la explosión. Dicho reportaje me dejó realmente impresionado, tanto por el funcionamiento y efectos producidos por la bomba, como por el horror vivido allí por los japoneses y sobre todo, por la actitud de los americanos que causaron aquello.

Es asombroso como se justifican hechos así, y con los mismos argumentos. Los adinerados EE.UU. supuestamente y por el bien de todos, un día, deciden que lo mejor que se puede hacer, es eliminar de un modo u otro a cierta población por su propio bien. Y si después de bombardearlos, siguen sin entender sus buenas intenciones, pues se bombardea otra vez más, y las que hagan falta hasta que por fin terminen estando de acuerdo con las buenas intenciones estadounidenses.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

En relacion a los buenos que son los americanos y como ayudan al resto del mundo, me gustaria que pusieras algun articulo respecto al tema del huracan Katrina. Yo tambien dejare caer mis comentarios, jejeje :)

Jesús Abad Luque dijo...

Pues me pondré a lo del huracán Katrina. Aunque he de confesar que no tenía pensado hacer un artículo en principio.

Pero por eso mismo me gusta insistir en que escribáis comentarios. Así se consigue un blog mejor, con la ayuda de todos.