10 de mayo de 2006

Visitando Marruecos

Hace tiempo que no tengo oportunidad de escribir ningún nuevo artículo, debido a mis circunstancias personales y laborales. En ese tiempo, he tenido la oportunidad de viajar por Marruecos, en un circuito de pocos días en autobús. Y dado que acostumbro a escribir aquí, compartiendo opiniones, información y consejos con el resto del mundo, he pensado en aportar mi visión de este viaje.

Como la mayoría de los que tenemos acceso a la red, busqué información antes de partir, y he de decir que lo que encontré no era muy exacto. Por ejemplo, aconsejan no cambiar de Euros a Dirhams, o hacerlo en la misma frontera. Pero en realidad lo más aconsejable es cambiar todo el dinero necesario a Dirhams en los bancos de las ciudades, o incluso cambiarlo en dólares antes de partir. Esto es porque en la frontera, cuando he ido, pagan el Euro a 10,71 Dirhams, mientras que en la mayoría de los bancos de las ciudades (fuera de la zona turística) lo pagan a 10,78 o incluso más. Además cualquier compra que se haga, está sometida al ineludible regateo, y los vendedores regatean a razón de que 10 Dirhams equivalen exactamente a 1 Euro o a 1 Dólar. Por tanto, es evidente que cualquiera que vaya a comprar saldrá ganando si regatea en Dirhams o en Dólares.

Otra cosa importante respecto al dinero, hay que llevarlo todo en metálico. Usar los cajeros automáticos allí es COMPLETAMENTE DESACONSEJABLE. A mi en concreto, me cargaron en cuenta una cantidad importante, que el cajero no me suministró, y que no ha habido forma de recuperar. Después de aquello, usar la tarjeta en ningún otro sitio, ni se me ocurrió.

El regateo en Marruecos es algo a lo que no estamos acostumbrados, y que a los vendedores de allí les resulta increíblemente útil para desplumarnos por completo. Lo primero, advertir que si comienzas un regateo sea siempre porque quieres comprar aquello por lo que regateas, y nunca como forma de conocer el precio por puro capricho. No seguir este consejo, y no comprar un objeto al que has llegado a un precio después de regatearlo, conseguirá que ya nadie de alrededor quiera venderte nada, ni iniciar siquiera ningún otro regateo. Así que procurad dejar a un lado el exceso de curiosidad.

Lo segundo es que el precio real de cualquier objeto puede y suele ser una quinta parte del precio de partida del regateo. Es decir, si al preguntar por el precio de un espejo te dicen 500 Dirhams, es que su precio real es de unos 100 Dirhams. La mejor forma de regatear, tomando como referencia el mencionado espejo, es plantarse de primera hora en los 100 Dirhams, y no ceder hasta que se acerquen a esa cantidad. Y sea como sea, siempre sale perdiendo el comprador, porque los marroquíes nunca te venderán nada en lo que puedan salir perdiendo de la operación, pero aunque siempre salen ganando, tienen la habilidad de hacer creer al comprador de que les estas timando, no os dejéis engañar.

Otros consejos imprescindibles, son el llevar consigo sabanas, toallas y jabón propio. Los hoteles de Fez, por ejemplo, por muchas estrellas que tengan son realmente sucios. En Tánger en cambio, los hoteles son realmente limpios y lujosos, pero si se visitan varias ciudades es mejor no arriesgarse si uno es medianamente escrupuloso.

Los guías turísticos de allí no son muy fiables, por muy simpáticos y sinceros que parezcan. No lo son en el sentido de que viven de las comisiones que consiguen, y por tanto los sitios en los que te recomiendan comer o comprar, aunque limpios y bonitos, son realmente caros para los precios que tienen las cosas allí. Con lo que es aconsejable buscar otros sitios donde comer.

Una última cosa, si se viaja en autobús, tened en cuenta que las carreteras marroquíes están mayormente en muy mal estado. Se hacen muchas horas de carretera, y el cuerpo acaba molido. En este caso, un cojín inflable para el cuello es algo imprescindible que no se puede olvidar.

Y por supuesto, Marruecos es sin duda un país interesantísimo, de mucha belleza, fuertes contrastes y olores, y bastante falta de ley y escrúpulos. Digno de visitarse más de una vez.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro que te guste Marruecos. Sin ebargo es mucho más que compra, regateo, dinero o intendencia. No dices dónde has estado. Espero que en las ciudades imperiales (Fez, Mekinet, Marrakech....) o la zona sureste o la costa Atlántica. En realidad todo es precioso allí, incluida su gente.Mientras más al sur, más puro, menos contaminado por Europa ¡ah! y menos delincuencia. Un viaje, magnífico. el que se hace en tren desde le norte a Marrakech, por ejemplo. ¿Alguna sugerencia? Fuera prejuicios, incrudilidad total ante los tópicos y dejarse la soberbia de ciudadano de 1ª en casa (porque intentarán engañarte) y optar por la sencillez. ¿Resultado? Magnífico. Yo viajo dos o tres veces al año alli. A veces sola y siempre por libre. Nunca he tenido problemas. En cuanto a la limpieza.. pues sí, la mayoría de hoteles son sucios. Marruecos es así. Es como querer ir al corazón de Africa y no ver leones. ¿no te parece? Lanietadelatrini.

Jesús Abad Luque dijo...

Es cierto que no he comentado en mi artículo, los aspectos más positivos del viaje a Marruecos. Pero cuando lo escribí, tan sólo pretendía hacerlo sobre algo que por lo general no te cuentan en la agencia de viaje, y que cuando uno planea ir allí, puede resultar interesante de conocer de antemano.

Por lo demás, mi viaje fue a través de las poblaciones de Tánger, ChefChaouen, Fez, Larache y Tetouan, de las cuales las tres primeras las considero imprescindibles de visitar. La primera por la calidad de sus hoteles y el bullicio de sus calles, la segunda por su encanto y sus vistas y Fez por la pura aventura de meterse en semejante sitio. Y sin desmerecer las otras dos, pero es que para visitar Tetuán me doy un paseito por el barrio antiguo de Córdoba y listo.

criticus dijo...

Interesante e instructivo tu post, aunque viajar por estos paises siempre presenta riesgos y contradicciones.

Yo generally speaking prefiero los paises democraticos (mas democraticos) hasta para viajar.

Anónimo dijo...

La verdad es que estoy de acuerdo con Lanietadelatrini :) He estado sólo 2 veces en Marruecos, pero ya tengo alli buenos amigos e incluso una "mama" y una "hermana" marroquies! Estamos ahora planeando una vuelta a Marruecos y esta vez para pasar unos meses. Debo decir que me tiene enamorada, su comida, sus gentes, sus pueblos, su transporte (jejeje tremendo!). Bajo mi visión de persona que ha nacido y crecido en una ciudad como Barcelona, lo que he visto y vivido en Marruecos es lo más cercano a mi tranquilidad y silencio interior... Deseando esta vez poder conocer el desierto :) Y debo decir que habría que reflexionar sobre si los países democráticos, lo son realmente...
Hasta otra!

Jesús Abad Luque dijo...

En primer lugar, gracias por los comentarios que vais dejando, siempre es mejor saber la opinión de más gente acerca de un tema, en este caso Marruecos, para conocerlo mejor.

En segundo lugar, saludar a Citricus y celebrar que siga visitando el blog :), a pesar de mi actual escasez de artículos.

Y finalmente, lo último comentado acerca de la democracia, ya sea en Marruecos o en España, es algo con lo que estoy de acuerdo. Lo que se hace llamar "democracia" en el mundo de la política o de la prensa no tiene nada que ver con el concepto de democracia como el poder de decisión del pueblo sobre su propio destino. Y además es que prácticamente nadie dice nada ni se queja al respecto.

Pero aunque personalmente puede que no conozca Marruecos en profundidad, no puedo decir que ese país sea la panacea. Está claro que es un buen sitio para hacer turismo, ya que es muy económico, y a los turistas los tratan con bastante respeto, y les dejan hacer y decir lo que les dé la gana. Con lo cual cualquier turista se siente allí como un pequeño mecenas que puede permitirse vivir a mayor nivel que el de la población marroquí. Pero si se repara en las condiciones de vida de la gente de allí, en su incultura, en lo radicales y extremistas que son, en el trato a la mujer y en su desesperación por conseguir algo de dinero o una promesa de una vida mejor, no se puede concebir que sea un lugar privilegiado para encontrar la paz de espíritu, digo yo.

marruecos2008 dijo...

Entre tú post y los comentarios me hago la idea de como funciona el país, quizá sea más cuestión de actitud que de otra cosa. Tomo nota de tus consejos, de los demás, entre todos dais una buena visión del pais, espero disfrutarlo este verano.

un saludo, marruecos2008.

Jesús Abad Luque dijo...

Gracias por tu comentario Marruecos2008, y por asesorarte a través de mi blog sobre ese viaje que estais planeando. He visto vuestro blog y se ve que estaís preparandoos realmente bien.

Aunque mi artículo ya es de hace un tiempo, en lo básico seguro que no han cambiado mucho las circunstancias, y os puede ser útil.

Estoy seguro de que sea como sea será una auténtica experiencia que no os arrepentireís de vivir. Os deseo suerte y grandes experiencias.

J.Frisas dijo...

Te hago saber que he incluido este Post en mi blog, a fin de ir complementando una sección sobre la cual me he inspirado al leer tu articulo.
Espero te parezca bien, si tienes algún inconveniente al respecto dimelo.
Espero que de todas formas visites mi blog y si quieres aportar algo te lo agradeceré.
Muchas gracias

Jesús Abad Luque dijo...

Me parece bien, pero creo que no has incluido un enlace al artículo original.