15 de septiembre de 2008

Por qué la quiebra de Lehman amenaza tu modo de vida

Sacado de Soitu, pero bueno nuestros políticos dicen que guardemos la calma:

Es la primera vez en la historia de las finanzas modernas —excepción hecha del caso Drexel Burham Lambert que en 1990 cayó por la especulación con bonos- desde la crisis del 29 —que un Gobierno —el de Estados Unidos— deja quebrar a un gran banco en una situación de crisis y pánico como la actual. La entidad se llama Lehman Brothers, era el cuarto banco de inversión y en estos momentos, su quiebra tiene conmocionados a millones de personas, de instituciones, de mercados financieros, de ciudadanos multimillonarios -de momento sólo ricos-, porque ya se sabe que un banco de inversión no tiene depósitos de ciudadanos de a pie, de votantes de la calle, de gentes normales y corrientes.

(...)

Una noche que hará historia

La que acaba de pasar ha sido una noche de esas de película, que será guión para Hollywood dentro de unos meses y tendrá más eco y éxito que aquella "Hoguera de las vanidades", el libro de Tom Wolfe que luego Tom Hanks, Melanie Griffith, Bruce Willis o Morgan Freeman interpretaron bajo las órdenes de Brian de Palma. O la historia documental sobre Enron "Los tipos que estafaron a América". Todos estos ejemplos, más los recuerdos que tienes en blanco y negro de las películas de la crisis del 29 en un Nueva York fantástico, se pueden quedar pequeños con lo que ha comenzado a pasar anoche. O mejor hace ya unos meses, incluso un año.

Formalmente, y de acuerdo con las definiciones financieras, un banco de inversión es "una entidad financiera especializada que introduce en el mercado nuevas acciones y obligaciones emitidas por empresas o por el Estado". Es decir, trabaja para otras entidades o patrimonios de enormes fortunas. No tienen depósitos ni cuentas de ahorros de un ciudadano normal. Por eso, decían esta mañana los expertos, el Gobierno americano ha dejado quebrar a Lehman. "Nunca se hubiera atrevido a hacer eso con el mismo Bank of America, por ejemplo" explicaba esta mañana un alto cargo de un gran banco esta mañana.

Hasta hace poco eran "Los intocables", los cinco grandes bancos de inversión: Citigroup In, JPMorgan Chase & Co, Lehman Brothers Holdings Inc, Merrill Lynch & Co y Morgan Stanley. Hace semanas - en agosto exactamente- que un colega de todos ellos, Goldman Sachs & Co advertía de que las cosas se complicaban al rebajar la calificación de todos ellos. Pero sobre todo, de Lehman.

La quiebra de Lehman no afecta sólo a los chicos de Wall Street

¿Qué por qué debe interesarnos esta película, si no tenemos un duro? Porque los bancos de inversión, aunque no tienen nuestro dinero ni nuestras nóminas ni nuestras hipotecas, sí que tienen las de nuestros bancos, cajas y demás entidades financieras. Ellos son los que han estado moviendo una inmensa parte de los grandes capitales, del dinero que tienen los bancos comerciales de todo el mundo, de las emisiones de deuda de las grandes empresas -incluidas esas que tenían dentro las famosas hipotecas basura (subprime)- y la quiebra de uno de ellos no va a hacer nada más que aumentar el pánico internacional de la economía mundial y más en un sistema donde la globalización es la reina gracias a internet. El 24 de octubre de 1929, el día del histórico y famoso jueves negro, cuando sucedió la debacle que abrió las puertas al Crack y la Gran Depresión, no existía ni siquiera un buen cable de teléfono transoceánico.

Esta mañana, el castillo de naipes ha tardado minutos en pasar de Wall Street a Tokio, Londres, Berlín o Madrid. Y si el pánico se extiende y el terremoto se expande, como ya está pasando esta mañana en nuestros mercados, ya puedes ir pensando que tu subida de sueldo, o el crédito que estabas pensando en pedir para comprarte un coche ahora que están bajando los precios, o tu puesto de trabajo si estás en una empresa vinculada a los sectores más afectados, se van a ver tocados. Da igual, de una u otra forma, esto te va a afectar, porque con este panorama ni los bancos, ni las cajas, ni el resto de los que tienen que prestar dinero para que no nos asfixiemos, van a mover un dedo para soltar un euro.

(...)

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Como te han quedado tiempo y ganas de escribir este articulo? :))

Todavia queda lo de AIG...la cosa esta que arde...

Buena suerte y muchas gracias, amigo mio.

Anónimo dijo...

Añade a la suma de despropósitos y peligros a los inútiles que tenemos en el desgobierno.

Jesús Abad Luque dijo...

Pues ya veréis como está la cosa. Y para colmo la nueva ley de fotovoltaica que va a salir casi seguro que me deja en el paro :(