10 de octubre de 2005

Di no a la traza privada sin control judicial

El pasado 1 de junio se aprobó por Decreto Ley un reglamento que permite que un agente, sin autorización ni tutela judicial pueda "trazar" todas tus comunicaciones electrónicas privadas.

La "traza privada" es el rastro que dejan tus comunicaciones electrónicas personales. Sabiendo quien te envía o recibe mails o peticiones de chat tuyos, cuando y desde dónde, se pueden aproximar tus afinidades políticas, sentimentales, sexuales, religiosas e incluso tus aspiraciones profesionales.

Se trata de información personal, de datos que describen tu intimidad, cuya captura y utilización debería estar garantizada por la tutela judicial. Sin que puedas impugnarlo, sin que un juez lo controle, probablemente sin que tú ni el juez podáis llegar a saberlo, información personal sensible, que merece la máxima protección, podría estar al acceso de personas cuyas buenas intenciones no tienes por qué presuponer. El que personas al servicio del estado puedan sin autorización judicial interceptar y procesar tus comunicaciones supone un enervamiento sin precedentes del derecho fundamental del secreto de las comunicaciones, garantizado en el apartado 3 del artículo 18 de la Constitución.

Como Ciberpunk, ¡QUÉ COSAS! también está en contra del pisoteo de la intimidad, el recorte de derechos y la impunidad institucionalizada. Di no a la traza privada sin control judicial.

TRAZA NO

2 comentarios:

Rafa Master Ciberpunk dijo...

Estamos con el mismo tema de siempre:
dejar a algunos culpables impunes por no acusar a ningún inocente, o culpar a algún inocente con tal de que no se escape ningún delincuente.
No hay termino medio ni lo habrá.

Jesús Abad Luque dijo...

No, los tiros no van por ahí exactamente. Porque el caso es que si un policía sospecha de alguien, lo lógico y lo normal, hasta ahora, era que pidira un permiso al juez para poder intervenir en sus comunicaciones.

Y con este cambio, no. Si la nueva legislación sigue adelante, cualquier policía o persona con posibilidad de acceso, no tendrá impedimento alguno para fisgonear sin ningún motivo en las comunicaciones de cualquiera que le venga en gana.